Como no soy china ni japonesa y ambas culturas escapan a mi cada vez más menguado conocimiento, que se pierde solo sin necesidad de desmayos, mezclo mi nombre en chino con un título poco común y me atrevo a intentar escribir haikus o algo parecido.

Esta traducción al chino de mi nombre quiere decir algo así como "suave y cálida armonía". Esperemos que lo que aquí publique haga honor a tan bella descripción.

XIII

Clave de fe
para la sinfonía
de tus palabras.

2 comentarios:

coco dijo...

La fé es malísima para el alma, querida.

Angus dijo...

Hermosos jaikus. Sutiles como gotas de Iawa... geniales.